Yuan Chen

Archive for the ‘Rareza’ Category

Latas y botellas

In Rareza on June 17, 2007 at 6:21 pm

¿Por qué los refrescos en latas y las cervezas en botellas?

Advertisements

Cuando cae la noche – Episodio Uno

In Rareza on June 3, 2007 at 11:09 am

Mis sentidos se despiertan, mi sangre empieza a correr de nuevo, mi insaciable hambre me suplica con gritos ese néctar de orgasmo, mis labios se humedecen preparados para  comer, mis ojos se abren como ventanas y en ellos se haya la luz que verán las víctimas de mi placer.

Un movimiento ligero y leve y me hallaba de pie al lado de mi ataúd hecho a medida. Mi túnica negra se doblaba sutilmente como una elegante serpiente, mis pasos eran mudos y desde mi guarida se oía cómo fluían la sangre del ganado. Mi hogar era un pequeño antro subterráneo situado en la periferia de esta hermosa ciudad marina. Claro está, no voy a revelar la situación exacta. La luz de la luna es preciosa esta noche. Los coches circulan a gran velocidad, y en ellos, almas inocentes y algún condenado que otro. Me acerqué a una pareja de un apuesto hombre rubio de treinta años y una mujer cuya cara parecía tener una capa de un kilo de maquillaje (Eso no me lo pienso comer). Los dos parecían felices, pero lo que no sabían es que estaban destinados a morir.

– Cuando cae la noche – dije justo detrás de ellos como si fuera un fantasma (en cierto modo lo soy)- todo parece más… jugoso.

Gritaron como niños pequeños cuando les intentas quitar un juguete, pero yo les quité la vida.

Continuará

Te quiero matemáticamente

In Rareza on May 31, 2007 at 9:41 pm

¿Cómo declara un nerdie (con cariño) el amor?

– Mi amor es lím x2/x cuando x->+∞, y después de x2-4=0 sintiendo esto por ti… Creo que va siendo hora de decirte esto, aunque a veces me siento un poco 0/0…

Louis está enamorado

In Rareza on May 28, 2007 at 9:38 pm

Louis está primaveralmente enamorado.

Siente un pequeño hormigueo dentro de su cuerpo como si arañas estuviesen carcomiendo su interior, como si vampiros chupasen sus dulces leucocitos nadando por el plasma.

¡Oh!¡Qué bella sensación! Poder volar sobre campos de olores, disfrutar de la fría y cálida brisa primaveral. Mirad esas flores que sonríen esperando a ser arrancadas, esos rayitos de sol que viajan a la velocidad de la luz y nos bendicen con sus propiedades cancerígenas. Gracias señor que estás sobre la estratosfera, pero he de preguntarte cómo no se cae teniendo ese gran abismo bajo sus pies.

¡Oh!¡Cuán preciosa es la primavera! Pájaros que cantan como instrumentos desafinados , árboles que gruñen con su extraño crecimiento, las nubes que viajan continuamente y las lluvias que nos bautizan con ácido.

Y a pesar de toda esta hermosura, Louis tiene un problema… Louis ama la primavera, pero Louis tiene alergia.

Chica Paja

In Rareza on May 10, 2007 at 2:24 pm

Había una vez  un país llamado, La Granja de San Francisco, donde la moneda que usaban era la miel y todo estaba elaborado con manos campesinas y humildes. Cada familia tenía el apellido del producto que vendían, así pues, existía la familia Trigo, la familia Ternera, la familia Vidrio, etc.

A pesar de que cada familia vivía decentemente, existía una familia que no estaba en su momento de auge ni mucho menos, ésta era la familia Paja. Padre Paja y Madre Paja se habían muerto de una picadura mortal que les había causado un pequeño bicho que sólo vivía en la paja. “¡Oh! La paja de La Granja de San Francisco está maldita!” decían muchos, y… pobre Chica Paja, que además de huérfana, tenía que preocuparse por el negocio familiar.

Chica Paja se había enamorado de Chico Champoo. Pero al no tener tiempo para preocuparse por su aspecto, siempre parecía sucia y descuidada. Así que Chico Champoo nunca se fijó en ella, nunca.

La sonrisa de Chica Paja tornó maliciosa, y sus ojos antiguamente más hermosos que el árbol más verde del mundo se volvieron grisáceos y muertos. Su pelo que era brillante y suave se volvió duro y enredado. Y así es como murió sola sobre la paja que le daba de comer (literalmente).

Ahora, cada vez que decimos que alguien tiene el pelo-paja… Estamos recordando la trágica muerte de la pobre chica Paja.

El origen de los virus

In Rareza on May 6, 2007 at 1:29 am

Había una vez una pequeña materia, tan pequeña que era menospreciable. La gente de la comunidad,  los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, los enzimas, los orgánulos entre otros, practicamente la ignoraban.

-¡Tú, que eres tan enana, cómo vas a servir para algo! Ni siquiera pareces viva.

Ay, pobre materia, que además de su minúsculo tamaño, tampoco tenía nombre. Día tras otro de bulling, la volvió loca de remate. Y con fagocitosis o envenamiento se vengaría de todos los que se burlaban de ella.  Cada vez que aparecía en público para cazar a alguien sonaba una alarma: viiruuu-viiruuu-viiruu . Las divisiones celulares de la mitosis le tenían gran miedo por las horribles historias que contaban las celulas que fluían por el plasma.

Y como nadie sabía su verdadero nombre… la llamaron simplemente virus.

Lo sorprendente es que luego encontraría otros como ella… ¡Y qué bien los conocemos!

Dedicado a todos aquellos que no les gustan los inviernos griposos.

Había una vez un hombre que…

In Rareza on May 4, 2007 at 2:42 pm

… era pobre. Sólo tenía una pequeña vaca que se moría de hambre. Con ella iba a todas partes pidiendo dinero, mas sólo le daban aire. Un día parecía que la historia del hombre iba a cambiar. Se le ocurrió ordeñarla, y con la leche comprar un poco de comida para tapar el hambre. Mas la vaca, no soltaba ni una gota. El rumiante suplicaba comida con ojos de cordero degollado. El pobre hombre entristecido y ya medio loco por su miseria, no sabía qué darle de comer.

Mientras, un mísero escritor quien no había vendido ni un solo libro había decido acabar con su vida tirándose desde un tejado. Al caer, suelta las hojas de su última obra por el aire como palomas blancas al vuelo.

El pobre hombre lloraba en silencio. La vaca, también media loca, devoraba las hojas de la última obra del escritor recién suicidado. El pobre hombre miró con asombro lo que estaba pasando, y pensó que a la vaca le había afectado el hambre (como si él estuviese totalmente cuerdo). Sin embargo, se fijó que por las uvres de la vaca salían unas pequeñas gotas, el hombre feliz fue corriendo para ver tal acontecimiento. Mas una pequeña decepción se llevó, pues no era leche sino que eran letras!

Es así, como el hombre cuya vaca expulsaba letras, se hizo famoso por el único libro que se podía beber.

<<Hmm… Qué rica estaba la novela!>>